Economía y EmpresaEntrevistas

Rescate: «La situación española no es comparable a la de Grecia o Portugal»

Entrevistamos a Ángel de la Fuente, economista y analista del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con quien intercambiamos impresiones sobre las claves y oportunidades que la actual coyuntura económica proporciona a nuestro país para implantar nuevos modelos de desarrollo mucho más sostenibles.

Pregunta.- En el marco económico actual en España y apostando por un hipotético cambio en el modelo económico ¿Qué ámbitos y/o sectores serían clave sobre los que apoyar la nueva estructura productiva? Es decir, desde la perspectiva de un economista ¿Cuáles serían las áreas a incentivar tanto desde un punto de vista macroeconómico como microeconómico y que retorno produciría esa nueva hipotética reorientación estratégica

Respuesta.- Eso tiene que decidirlo el sector privado en su práctica diaria y en función de las ventajas comparativas que tengamos frente a otros países en cada área. No todo el mundo puede ser Silicon Valley. Lo que tiene que hacer el Gobierno no es intentar adivinar qué sectores van a ir bien en el futuro sino trabajar para crear condiciones favorables para la actividad económica en general. Eso tiene muchas facetas, pero una muy importante es ofrecer un sistema educativo de calidad que proporcione trabajadores bien formados y adaptables a las empresas.

P.- Sin duda las infraestrucutras juegan un papel clave en el crecimiento económico de cualquier país. Sin embargo, ante la desmedida e irracional política de infraestructuras abordada por España en los último años ¿Cómo podríamos gestionar de un modo más eficiente semejante despropósito? Desde una perspectiva económica ¿Cómo puede afrontarse el mantenimiento de toda la red de infraestructuras y no sucumbir en el intento?

R.- Las infraestructuras son importantes, pero seguramente menos de lo que se piensa en España, donde hay una cierta fijación con el cemento. Y desde luego algunas de las infraestructuras que hemos construido en las últimas décadas tienen una rentabilidad muy dudosa. Incluso dejando de lado disparates tan evidentes como aeropuertos vacíos, las cosas no se han hecho bien. Un caso claro es el ferrocarril. La mayor parte de las líneas de AVE que hemos construido, por no decir todas, no serán nunca rentables. Unos buenos talgos habrían tenido mucho más sentido y hubiesen dejado dinero de sobra para una buena red de mercancías, que sí sería una inversión rentable.

P.- Son muchas las voces que critican abiertamente las políticas de austeridad promovidas desde la Unión Europea y en especial Alemania, pero ¿Qué efectos a medio y largo plazo producirán las políticas de austeridad no sólo en España sino en el marco de la propia Unión Europea?

R.- No sé si hay alternativa. Uno no puede gastar sistemáticamente mucho más de lo que ingresa. En principio, habría sido mejor hacer los recortes necesarios de una forma más gradual, pero los mercados no están muy dispuestos a seguir prestándonos las enormes cantidades de dinero que necesitamos sin ver progresos claros hacia la reducción del déficit. Los efectos de medio y largo plazo dependerán de si somos capaces de hacer los recortes bien o no. Esto es, de eliminar lo superfluo y de priorizar las cosas para salvar lo más importante. Vista la explosión del gasto (especialmente autonómico) entre 2002 y 2009, yo diría que tiene que haber bastante margen para recortar sin que los servicios esenciales sufran demasiado.

P.- ¿Por qué crees que España todavía no ha solicitado formalmente el rescate?¿Cuál es tu visión sobre el rescate y sus posibles consecuencias para nuestro país?¿Es comparable lo sucedido en Grecia, Irlanda o Portugal a lo que podría suceder en España?

R.- Sospecho que por una combinación de dos razones. Primera, a Alemania no le interesa un rescate a España en un año electoral y segunda, el Gobierno español tiene la esperanza de que no haga falta. Si los mercados se van tranquilizando y la prima de riesgo sigue bajando, es posible que así sea. Entiendo la reticencia del Gobierno porque pedir el rescate tendría un coste político que podría ser elevado y, dependiendo de las condiciones que nos impusieran, podría ser doloroso. Además, habría que ver cómo lo interpretan los mercados. No es imposible que lo viesen como una admisión de que tenemos problemas todavía más graves de lo que ahora se piensa y que el resultado fuese una subida de tipos en vez de una bajada. No sé si el Gobierno acierta esperando porque las condiciones seguramente serán más duras si al final hay que pedirlo con prisas. Además, yo tiendo a ser algo más optimista sobre las virtudes del rescate. La situación española no es comparable a la de Grecia o Portugal y debería bastar con un préstamo proporcionalmente mucho más pequeño. De hecho, el rescate podría consistir en una línea de crédito que podría no llegar a usarse pero abriría la puerta a una intervención más decidida del Banco Central Europeo para apoyar a la deuda española. Las condiciones no tienen por qué ser draconianas y de hecho podría venirnos bien un pequeño empujón para hacer reformas necesarias, por ejemplo en materia de pensiones, donde convendría acelerar la implementación de las medidas previstas en la reforma que se aprobó el año pasado.

P.- En la actualidad estamos siendo testigos del recorte en I+D que está promoviendo el Gobierno pero, desde un punto de vista económico ¿Piensas que se incentiva lo suficiente la inversión privada en I+D? En caso contrario ¿Cómo se podría incentivar la inversión en I+D desde una perspectiva privada y no tanto gubernamental? Es decir, dado que desgraciadamente no vamos a contar con el apoyo del Gobierno y planteando posibles alternativas que apoyen la I+D ¿Qué estructura fiscal podría impulsar este tipo de inversión?¿Cuál sería el marco económico ideal en el que podría darse esta circunstancia?

R.- Yo distinguiría entre la I+D básica y la aplicada. La primera tiene que ser fundamentalmente pública por necesidad porque generalmente no produce resultados que puedan ser directamente explotados comercialmente. Aquí la substitución del sector público por el privado es muy difícil. En el caso de la investigación aplicada, puede haber algo más de margen en principio. Sin embargo, en España ya tenemos un sistema bastante generoso de incentivos fiscales a la I+D que no parece haber tenido demasiado éxito a la hora de fomentar la inversión privada en este tipo de actividades. No creo que aumentar la generosidad de tales incentivos vaya a cambiar las cosas.

P.- Por último ¿No crees que desde un punto de vista económico en la actualidad en España es muy difícil emprender una aventura empresarial? Son muchos los obstáculos que desde un punto de vista fiscal y económico debe superar un emprendedor en España ¿Cuál sería a tu juicio el conjunto de elementos y medidas que desde un punto de vista económico podría favorecer la creación de un tejido empresarial con garantías de sostenibilidad?¿Cuál podría ser un modelo eficiente en este aspecto?

R.- Cierto. Habría que simplificar los trámites y la legislación para hacerles la vida más fácil a los emprendedores y a las empresas.


Etiquetas
Publicidad

Juan Carlos Navarro

Emprendedor...O más bien explorador (me gusta más). Fundador de @ideasclavemag @marketinlife y @genexigente Mi máxima: el aprendizaje constante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar