Economía y Empresa

La Audiencia Nacional sentencia a El Corte Inglés a entregar al fisco datos de sus clientes

Recientemente se ha conocido la sentencia de la Audiencia nacional que obliga a El Corte Inglés a entregar a la Agencia Tributaria los datos de sus clientes que durante los años 2006 y 2007 hayan realizado pagos por un valor anual igual o superior 30.000 €

En mi opinión, con esta controvertida sentencia se da el pistoletazo de salida a la caza de brujas que quiere abrir la Agencia Tributaria a través de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude para ayudar al Gobierno a recaudar más y así paliar con ingresos «extra» los más de 60.000 millones de euros que el Estado precisa ahorrar para cumplir con su compromiso de déficit ante la Unión Europea.

Pero volviendo al caso de El Corte Inglés, y pese a recurrir sentencia, todo apunta a que finalmente va a tener que claudicar y facilitar al fisco la información que éste solicita. Y ¿Qué datos debe proporcionar El Corte Inglés acerca de sus clientes? Según la sentencia son los siguientes:

  • Identificación de las personas o entidades referidas, la cual comprenderá apellidos y nombre o razón social y Número de Identificación Fiscal, o, en defecto de éste último, Número de Pasaporte o Número de identificación válido en su país de origen, así como la dirección que conste a los efectos de la operativa de dichas tarjetas.

  • Numeración de la/s tarjeta/s.

  • Importe total anual de los pagos efectuados derivados de la utilización de las tarjetas.

  • Entidad/es financiera/s con la/s que opera el titular de la/s tarjeta/s en el sistema, según el Código de Entidad asignado por el Banco de España. En el supuesto de tratarse de una entidad financiera no residente en España se hará constar su razón social así como los dígitos del Código IBAN correspondientes a la entidad bancaria.

Guerra abierta en torno a la cesión de datos

En su recurso, El Corte Inglés, entre otras cosas, alegaba que «el requerimiento es genérico y no individualizado, vulnerándose las garantías fijadas por la Ley 58/2003, General Tributaria, en especial los principios de proporcionalidad, no discriminación e interdicción de la arbitrariedad que debe regir toda la actuación administrativa: que se realiza de forma absolutamente genérica e indiscriminada sin ningún tipo de individualización.«.

Además, El Corte Inglés argumentaba que el requerimiento «es indiscriminado en cuanto se refiere a un número elevadísimo de personas y operaciones. Que es desproporcionado ya que mucha de la información requerida puede ser obtenida por la ONIF a través de declaraciones informativas de la propia entidad reclamante o de terceros. Que además, la elaboración de la información le supondría incurrir en elevados costes indirectos y administrativos.«.

Sin embargo, la Audencia Nacional en su sentencia es clara cuando afirma que «en el presente caso, resulta obvio e incuestionable que la información demandada con fecha 17 de noviembre de 2006 por el Equipo Central de Información de la ONIF tenía trascendencia tributaria. En el propio requerimiento se expresó claramente tal circunstancia, al especificar que dicha información «resulta necesaria para el desarrollo de las actuaciones que tienen encomendadas los Servicios de Inspección de la A.E.A.T.«.

Por último, la sentencia considera que el carácter «masivo, indiscriminado o genérico» del requerimiento no lo hace incurrir en una falta de proporcionalidad, al tiempo que entiende que no supone una infracción del derecho a la intimidad, ya que, en este caso, la cesión de datos está amparada por ley.

Esto no ha hecho más que comenzar

Con la ratificación de esta sentencia se abre la veda para que la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF), el «cuerpo de élite» de la Agencia Tributaria comience a escarbar con cuasi total impunidad en la información transaccional de los contribuyentes, siempre esgrimiendo el bien común como bandera de su supuesto compromiso para con los ciudadanos, mientras los verdaderos causantes de la crisis económica, los autores materiales de la situación tan dramática que vivimos, es decir, los bancos, son rescatados y siguen campando a sus anchas y obteniendo el beneplácito de quienes nos gobiernan, sean del signo que sean.

Como contribuyente no quiero criticar la actitud y las acciones de la ONIF ya que como es obvio creo que todos debemos aportar al fisco lo que nos corresponde, y al que no cumpla, que se le persiga y se le sancione. Sin embargo, sí me voy a permitir poner en tela de juicio una estrategia en mi opinión descabellada y por qué no decirlo desesperada por parte de quienes tratan de recaudar con una voracidad mayor y empleando métodos cada vez menos «elegantes» para cumplir con unos objetivos mucho menos ecuánimes de lo que deberían ser.

En definitiva, con esta sentencia asistimos, no sin asombro, a la representación de una actitud que conduce al Gobierno y a la Administración Pública a mirar siempre hacia el mismo lado cuando se trata de exprimir bolsillos y obtener recursos.

Y esta sentencia sin duda es sólo el principio…Pronto veremos más…


Valora este artículo: [starrating id=1255 color=2 name=»La Audiencia Nacional sentencia a El Corte Inglés a entregar al fisco datos de sus clientes» size=1 stars=4 max=5]


Etiquetas
Publicidad

Juan Carlos Navarro

Emprendedor...O más bien explorador (me gusta más). Fundador de @ideasclavemag @marketinlife y @genexigente Mi máxima: el aprendizaje constante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar