Educación

Invertir en Educación es rentable para el Estado español

El observatorio económico del BBVA ha publicado un informe en el que destaca el alto grado de rentabilidad real de la educación post-obligatoria española que se sitúa generalmente por encima del 5% y llega a alanzar valores entorno al 7%.

Los autores del informe, elaborado por el observatorio económico del BBVA, De la Fuente y Jimeno calculan la rentabilidad privada de los distintos ciclos educativos en España y  concluyen que, con la única excepción de los estudios universitarios de postgrado, los distintos ciclos de la enseñanza post-obligatoria ofrecen rentabilidades atractivas desde el punto de vista individual y generan flujos incrementales de ingresos fiscales netos a lo largo de la vida laboral del individuo que permiten recuperar una fracción importante del coste directo de una plaza escolar o universitaria.

En cuanto a la rentabilidad fiscal de la educación, las estimaciones de De la Fuente y Jimeno sugieren que el aumento de ingresos tributarios derivado de un año más de permanencia media en el sistema educativo reduce los ingresos tributarios corrientes y aumenta el gasto público pero, al aumentar los salarios y la probabilidad de empleo en el futuro, eleva la recaudación tributaria futura y el gasto en pensiones contributivas y reduce las prestaciones por desempleo. Lo que convierte a la permanencia en el sistema escolar o universitario en una inversión muy atractiva para el individuo medio.

La rentabilidad esperada de la mayor parte de los niveles educativos se sitúa en torno al 7% en el caso del segundo ciclo de secundaria y de los estudios universitarios de grado (tanto de ciclo corto como de ciclo largo). Sorprendentemente, la rentabilidad observada más baja de los niveles intermedios corresponde al segundo ciclo de Formación Profesional, con un valor en torno al 4% que sigue siendo muy respetable.

La principal excepción es la de los estudios universitarios de postgrado, que presentan una rentabilidad negativa. Lo que esto quiere decir es que el incremento salarial esperado  como resultado de un año adicional de estudios a este nivel es demasiado bajo para compensar la pérdida de experiencia profesional derivada de seguir un año más en el sistema educativo.

Uno de los resultados más llamativos del estudio tiene que ver con el enorme impacto del fracaso escolar sobre los rendimientos privados y fiscales de la educación. El fracaso escolar reduce entre 2 y 4,5 puntos porcentuales la rentabilidad privada de la educación secundaria y de los estudios de grado universitario. Sus costes explícitos e implícitos para el erario público, incluyendo el valor presente de la pérdida de ingresos tributarios futuros, suponen en promedio un 60% del gasto directo del sector público en el sistema educativo.

Etiquetas
Publicidad

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar