Educación

Grundtvig: trasladando el foco de la educación a los adultos

Sin lugar a dudas, ante este nuevo escenario, la educación para adultos toma un nuevo impulso y se hace un hueco entre los programas de la Unión Europea (UE) para escuelas (Comenius), la educación universitaria (Erasmus) y de capacitación para el ejercicio profesional (Leonardo da Vinci).

Concretamente, en el caso de la formación de adultos, la Comisión Europea (CE) creó en 2000 el programa Grundtvig, que se ha marcado el objetivo de apoyar la movilidad de 7.000 personas involucradas en la educación de adultos para el año 2013.

¿A quién va dirigido?

El programa entrega ayudas a personas de 18 años o más que deseen seguir educándose en algún país extranjero. Pero Grundtvig va mucho más allá y centra su atención en los formadores de adultos, puesto que ellos son los que, en última instancia, van a tener que responder al reto educativo de una población en proceso de envejecimiento en Europa.

De este modo, la convocatoria está abierta a centros de personas adultas, servicios educativos en prisiones, escuelas oficiales de idiomas, servicios de educación no formal de centros superiores, ONG, asociaciones, centros de actualización formativa, empresas y otras instituciones como, por ejemplo, bibliotecas.

El programa engloba ayudas muy diversas, aunque todas giran en torno al objetivo de mejorar la calidad y el contenido europeo de la educación para adultos, tanto de la formación reglada como de la que no lo es, llegando a abarcar incluso el autoaprendizaje.

¿Qué ayudas ofrece para adultos?

Dentro del programa Grundtvig se ofrecen ayudas para la realización de talleres de hasta 10 días de duración, dirigidos a adultos que vivan en Europa, priorizando a los pertenecientes a grupos vulnerables o que procedan de contextos marginales.

Algunos ejemplos de cursos que se han impartido últimamente son «Potencie sus iniciativas de turismo a través de las tecnologías digitales», «Potenciar el liderazgo de las mujeres en la sociedad civil» y «Fotografía en la preservación y conservación del patrimonio natural».

Además, para personas mayores de 50 años hay reservada la posibilidad de realizar voluntariados de hasta ocho semanas en proyectos gestionados por organizaciones de distintos países.

¿Qué subvenciones ofrece a formadores?

La Unión Europea propone subvenciones para la organización de cursos destinados a educadores o a la realización de talleres para personas adultas, en los que deberán participar al menos otros dos centros educativos de Europa.

Asimismo, también podrán recibir ayudas los educadores que se inscriban en un curso de formación del catálogo de Grundtvig o que quieran realizar visitas o intercambios en el extranjero.

Las ayudas también pueden servir para sufragar los costes que implica la coordinación o participación en proyectos conjuntos con organizaciones de distintos países y que pueden tener una duración de dos a tres años.

Por último, Grundtvig contempla subvenciones a centros por la acogida de un formador extranjero, la organización de conferencias, campañas promocionales y publicaciones, así como de encuentros cortos para desarrollar proyectos conjuntos.

Enlaces de interés

Etiquetas
Publicidad

Redacción

En la Redacción de Ideas Clave Magazine nos esforzamos por ofrecerte contenidos de alto valor añadido que contribuyan a alimentar la reflexión y el análisis.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar