Educación

El aburrimiento como herramienta de la creatividad

“¿Quieres ser más creativo? Abúrrete”. Esta es la máxima de Edward de Bono, uno de los creativos con mayor reconocimiento internacional. De Bono afirma que cuando su cabeza está tan saturada que no puede pensar con claridad se da una ducha o acude a nadar a la piscina. Y llama a este tiempo de relax, en el que nos encontramos con nosotros mismos, “pausa creativa”.

La pausa creativa es, pues, cualquier momento que nos permite poner nuestros pensamientos a la deriva y mantener la mente abierta a nuevos enfoques. Sin embargo, algo tan aparentemente sencillo como es tener momentos de ocio, en realidad no lo es tanto. Cuando hablamos de aburrirnos no es ponernos a manejar el iPad, ver la televisión o navegar en Internet. Es, sencillamente, no hacer nada. Algo a lo que no estamos acostumbrados. No nos gusta estarnos quietos ni tampoco está bien visto. Piense cuándo fue la última vez que no hizo nada. Observe cómo cuando alguien espera a otra persona se dedica a juguetear con su móvil para disimular, ante sí mismo y ante la sociedad, que se encuentra solo.

Antiguamente las calles estaban llenas de niños jugando. Hoy, la tecnología está anulando la imaginación de nuestros hijos, que tan pronto como descubren la esencia de un juego digital la transforman en una actividad pasivo-interactiva. Sin embargo, cuanto más aburridos estamos, más creativos nos volvemos, y podemos aprovechar estos momentos de pausa para descubrir la raíz de un problema o la forma de avanzar en nuestro trabajo.

El aburrimiento es una actividad en peligro de extinción, cuando realmente es importantísima en nuestros días. Dedicarnos unos minutos a nosotros mismos. Hacer un paréntesis. Dejar por un momento todo lo que estamos haciendo y escuchar nuestra voz interior puede ser la clave para avanzar en nuestros negocios y en nuestra vida.


Derechos sobre la fotografía: Alan via Compfight


Etiquetas
Publicidad

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar